aguas termales de tolantongo
Sin categoría

Aguas termales de Tolantongo

Las aguas termales de Tolantongo son uno de los principales atractivos de las Grutas. La formación de una gruta es un proceso que dura miles de años y en el que juega un papel fundamental la filtración del agua, que da lugar a las famosas estalactitas y las estalagmitas. Cada gruta es única en el mundo por sus diversas formaciones.

Además de esto, desde la gruta fluyen aguas termales hasta el río de Tolantongo y es allí donde están los complejos turísticos. Algunas bóvedas llegan a tener hasta 35 metros de profundidad y entre más hondo más caliente es el agua que surge. Esta agua proviene de adentro de la montaña, por una serie de canales que la calienta alrededor de 20 C°. También porta un color azul claro o celeste, consecuencia de su alto contenido de sales minerales.

En las Grutas de Tolantongo se practica mucho la hidroterapia que es la utilización del agua como agente terapéutico. Ayuda en la relajación muscular, disminuye la inflamación, combate el insomnio y el estrés. También mejora el flujo sanguíneo y se puede decir que esto es un sistema de curación natural. Es usada para tratar, prevenir o curar múltiples problemas de salud.

Las aguas termales son ricas en diferentes componentes minerales y se utilizan de manera terapéutica en baños, calefacción, irrigación e inhalación. Las grutas de Tolantongo por su temperatura del agua aumenta la oxigenación del cuerpo, mejora la nutrición de los tejidos, el metabolismo aumenta y estimula el sistema digestivo. El baño frecuente en estas aguas ayuda al control hormonal, normaliza funciones del sistema nervioso y trata afecciones de la piel.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que hay que evitar el uso excesivo en personas mayores. Por otra parte, es contraproducente usarlas por periodos superiores a las 2 horas y es recomendable mantenerse hidratado.

Beneficios De Las Aguas Termales De Tolantongo

Beneficios de las aguas termales de tolantongo

Los beneficios de las aguas termales de Tolantongo son apreciados por los habitantes de Hidalgo desde hace siglos. El primero sería el simple placer de bañarse a en unas aguas naturalmente cálidas. La temperatura que se encuentra en el río fluvial de las grutas de Tolantongo oscila entre los 34 y 38 grados centígrados. Pero, para aquellos a los que no les emocione la idea de meterse en aguas termales, ¿por qué deberían hacerlo?

Las aguas termales poseen esta temperatura porque provienen de las capas inferiores de la tierra. Por tanto están cargadas de componentes minerales tales como azufre, hierro, cloro, calcio, cloro, magnesio, sodio y bicarbonato. Lo cual no solo relaja los músculos, sino que además sirve para personas con problemas alérgicos, irrigaciones e infección cutáneas. Pues es sabido que el vapor abre los poros de la piel y elimina los puntos negros.

Aparte de limpiar la piel, mata los gérmenes y virus. Al incrementar también la temperatura corporal, aumenta la presión hidrostática. Y puesto que nuestro cuerpo está compuesto en su mayoría por líquido mejora la circulación eliminando toxinas y también mejora el metabolismo.

Si expones tu cuerpo a varios baños durante la semana, también es probable que mejore las funciones endocrinas y regule el sistema nervioso. Por otro lado, el agua mejora el sistema inmune, despeja la mente, produce endorfinas y controla las funciones glandulares.

Al transpirar limpiamos nuestro organismo eliminando las toxinas de forma natural y también regulando el metabolismo mejoramos considerablemente nuestra digestión. Esto es ideal para aquellas personas que sufren de problemas de estreñimiento por ejemplo.

¿Cómo sacar más provecho a las aguas termales de Tolantongo?

Para aquellas mujeres y hombres que les gusta cuidarse y mantener una piel sana, pueden llevar un exfoliante, sábila y algún jabón natural de azufre o glicerina. El exfoliante para aquellas personas que sufren de acné o seborrea, es mucho mejor que una cita al cosmetólogo y también más duradero.

El agua azufrada mejora la piel, en caso de hongos o psoriasis. Si desconoces la cantidad de azufre que habita en esas aguas puedes llevar tu propio jabón de azufre. Eso junto con la sábila será como una terapia de restauración para tu piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top